¿De quién depende que haya buen ambiente de trabajo? ¿De los jefes? ¿Del máximo responsable de una organización? ¿De cada área? ¿De Todos?.

Cada vez que nos enfrentamos a esta cuestión debemos examinar que es para nosotros “Buen ambiente de trabajo”. La reflexión que debemos hacernos es una similitud en un entorno social donde nos sentimos bien y plenos, pudiendo dar lo mejor de nosotros.

Una empresa no deja de ser un entorno social de relaciones personales, por lo que la analogía con cualquier grupo social, como es un circulo de amistad, la familia, una reunión de personas que comparten y tienen cosas en común, un Evento de ocio que nos hace reunirnos con otras personas, o cualquier situación que incluya unas relaciones personales entre los seres humanos, tendrían que equivaler a un lugar de trabajo donde nos relacionamos con otros para alcanzar objetivos.

Entonces un ambiente de trabajo “bueno” podrá permitirnos lo siguiente

  • Desarrollarnos como personas
  • Disfrutar con lo que hacemos
  • Establecer relaciones sociales placenteras y fluidas
  • Dar lo mejor de nosotros mismos
  • Establecer un entorno colaborativo de ayuda mutua
  • Gestionar el nosotros por encima del YO£
  • Buscar el éxito del Grupo
  • Felicitarnos por los resultados
  • Comprometernos con las causas comunes

Buen ambiente de trabajoSi esto es así, entonces la respuesta correcta es que TODOS estamos involucrados en la mejora del Ambiente de Trabajo.

En ocasiones esta responsabilidad se deja en mano de los Managers, Responsables directos, Jefes o el Máximo Dirigente de la compañía, pero lo cierto es que todos podemos cooperar para que el Clima Laboral sea el idóneo para conseguir resultados.

He aquí algunas de las acciones que podemos acometer:

  • Saludar: Aunque parece obvio en algunas organizaciones nos hemos olvidado de saludar, preguntar qué tal estas o simplemente desear un buen día. Los Buenos días por la mañana debería ser una norma de educación básica que lamentablemente se está perdiendo en algunos sitios. Ese síntoma es evidente de que culturalmente algo está pasando en el grupo y se está gestionando un ecosistema perjudicial para todos. Colabora con que eso no pase en tu lugar de trabajo y participa en el saludo diario para que los demás vean un ejemplo en ti.
  • Sonreír: Cuando visito algunas empresas y no veo sonrisas (o risas) veo que algo está pasando en el entorno. Sonreír es un acto natural que dice “me agradas y te lo demuestro con mi sonrisa”. Es un regalo que hacemos a los demás, y de forma natural suele devolverse con la sonrisa de la otra persona. Si nos atrevemos a sonreír constantemente no solo tendremos mejor actitud, sino que además se producirá un efecto contagio a nuestro alrededor.
  • Interesarse por los demás: ¿Conoces a las personas con quien trabajas? ¿Sabes cuales son sus preocupaciones y sus anhelos? ¿Sabes si tienen un buen día o algo les inquieta?. En un artículo publicado por nuestro Sheriff Angel Largo titulado El capital Social, clave en las empresas se habla de las relaciones personales en las organizaciones para obtener mejores resultados (el articulo ha sido viralizado en redes sociales ampliamente). Conocerse, interesarse por el otro, preguntar qué tal esta, hace que el Grupo se fortalezca y pueda gestionar las adversidades de mejor manera cuando lleguen.
  • Reconocimiento: El poder hacer un reconocimiento del esfuerzo y trabajo de la otra persona es el alimento perfecto para el alma y para poder “subir la moral” de todos aquellos que nos rodean. No necesitamos ser jefes para reconocer, aunque el efecto que produce que lo hagan estos es proporcionalmente superior en la persona, y podemos hacerlo de manera frecuente entre los que nos rodean, para que así podamos gestionar una Cultura del Reconocimiento en nuestro entorno, como también decía el Boss Largo en otro artículo suyo.
  • Elogiar: Cercano al reconocimiento. Se trata de elevar y ponderar a los demás para que se vean gratificados con las palabras, el elemento mas poderoso que podemos utilizar en las relaciones sociales. Alabar las acciones de otros, ensalzar el ejemplo de los demás, y enaltecer a las personas, provoca un efecto poderoso dentro de un grupo social. Hacerlo invita a los demás a que también lo hagan.

En realidad se trata de comportamos como Seres Humanos y hacer con los demás lo que nos gustaría que hicieran con nosotros mismos.

¿Todavía sigues pensando que el Buen ambiente de trabajo es responsabilidad de otros?

Humor&Co. Pr Noticias