Dicen algunos expertos, como Carmen Martínez González, Especialista en Psicoterapia Psicodinámica, que El humor favorece la tolerancia, libera transitoriamente del eterno dilema entre lo bueno y lo malo, y nos permite reírnos de nosotros mismos y de la vida, olvidando un poco nuestro ego”

Muchos eruditos, sabios y pensadores nos han hablado del humor y la risa. Según manifiesta Carmen Martínez:

Robert Burton en su Anatomía de la Melancolía dice que “el humor purga la sangre, rejuveneciendo el cuerpo”, que “la alegría es el artefacto principal para derribar las murallas de la melancolía y una cura en sí misma”.

Hobbes describió la risa como “una pasión de gloria repentina”

Enmanuel Kant, en su Crítica de la razón pura dijo que la risa produce “una sensación de salud a través del estímulo de los procesos vitales del cuerpo”

Sir William Osler, consideraba la risa como la música del alma.

Para Freud el humor es sumamente útil para contrarrestar tensiones.

La Biblia nos dice que un corazón contento funciona como un doctor.

Por qué no debemos dejar de reír diariamente. Hudipro.Para los científicos: La risa libera endorfinas (nuestra “morfina interna”) de estructura y efectos similares a la morfina, que calman el dolor, tienen efecto sedante y proporcionan euforia, bienestar y tranquilidad.

Según todos estos datos y pensamientos, “morirse de risa” parece la manera más dulce y placentera de alcanzar tu último adiós. Pero mientras este instante llega el poder ejercitar el noble arte de reír y hacer reír a los demás, es algo que hará que tengamos una vida más plena.

Algunos colaboradores de Hudipro vienen de familia de Payasos. El termino payaso puede inducir a un término despectivo, pero si escuchas a quienes lo son, o los han tenido cerca, el orgullo de ejercer una profesión que permite hacer reír a niños y mayores es algo al alcance de muy pocos, casi divino.

Por eso en Hudipro nos hemos propuesto hacer llegar el humor a las organizaciones y a las personas, de manera que disfruten de esa plenitud y a la vez puedan aprender a contagiarla.

¿Te animas a “hacer el humor”?